El cartel es un médico de comunicación, cura la cotidianidad con sorpresa, agudeza y atrevimiento. Los mediocres nunca buscan la causa del problema, son meros charlatanes. Los buenos, investigan, analizan y ofrecen la terapia adecuada para cada diagnóstico.

Víctor Santos Gally, México.