El cartelista es un nuevo Ulises: necesita coraje, afán de aventuras y la razón para guiar su barco. Pero no llegará muy lejos si no se hinchan sus velas por el viento del sentimiento.

Giulio Carlo Argan decía: "Aquellos que no diseñan ya han elegido de ser diseñado".

Sergio Olivotti, Italia.