El verdadero poster es similar a un perro callejero recorriendo la vía pública, donde deja su huella en todos los postes que encuentra a su paso y le ladra a la gente en cada esquina.

Pekka Loiri, Finlandia.