Un buen cartel, al igual que una hermosa mujer que camina en la acera opuesta, es imposible de ignorar. Absorbe toda nuestra atención, nos emboba y enamora en menos de un segundo; incluso detenemos nuestro andar para verla pasar. En cuanto sale del campo visual, reanudamos la marcha y la vida continúa.

Eduardo Barrera, México